In English
Enciclopedia de Salud

Aceite de Pescado y de Hígado de Bacalao

También indexado como: Aceite de Hígado de Bacalao, Aceite de Pescado, Aceite de Pescado y de Hígado de Bacalao, Aceites de Pescado, Ácido Eicosapentaenoico, Ácido Graso Omega-3, Ácidos Grasos Omega-3, EPA (Ácidos Grasos Omega-3), Grasas Omega-3, Omega-3
Aceite de Pescado y de Hígado de Bacalao: Main Image

El aceite de pescado contiene ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA); ambos son ácidos grasos omega-3.

Este suplemento se ha utilizado para aliviar los síntomas de las siguientes condiciones:

3 stars[3 stars] Artritis Reumatoide
3 stars[3 stars] Hipertensión
3 stars[3 stars] Insuficiencia Cardiaca Congestiva
3 stars[3 stars] Lupus Eritematoso Sistémico
3 stars[3 stars] Triglicéridos Elevados
2 stars[2 stars] Anemia Drepanocítica
2 stars[2 stars] Angina
2 stars[2 stars] Ansiedad
2 stars[2 stars] Arritmia Cardiaca
2 stars[2 stars] Asistencia Durante el Embarazo y el Posparto
2 stars[2 stars] Asma
2 stars[2 stars] Ataque Cardiaco
2 stars[2 stars] Aterosclerosis
2 stars[2 stars] Claudicación Intermitente (Ácido Fólico, Vitamina B6 Vitamina E)
2 stars[2 stars] Colitis Ulcerosa
2 stars[2 stars] Degeneración Macular (Acetil-L-Carnitina Coenzima Q10)
2 stars[2 stars] Depresión
2 stars[2 stars] Deterioro Cognitivo Relacionado con la Edad
2 stars[2 stars] Diabetes Tipo 1
2 stars[2 stars] Dismenorrea
2 stars[2 stars] Eccema
2 stars[2 stars] Enfermedad Bipolar
2 stars[2 stars] Enfermedad de Crohn
2 stars[2 stars] Enfermedad de Raynaud
2 stars[2 stars] Epilepsia
2 stars[2 stars] Esclerosis Múltiple
2 stars[2 stars] Esquizofrenia
2 stars[2 stars] Fenilcetonuria
2 stars[2 stars] Fibrosis Quística
2 stars[2 stars] Fuegos
2 stars[2 stars] Niveles Elevados de Homocisteína
2 stars[2 stars] Osteoporosis (Aceite de Onagra)
2 stars[2 stars] Pérdida de Peso y Obesidad
2 stars[2 stars] Psoriasis
1 star[1 star] Artrosis
1 star[1 star] Cáncer de Colon
1 star[1 star] Degeneración Macular
1 star[1 star] Diabetes Tipo 2
1 star[1 star] Endometriosis
1 star[1 star] Enfermedad de Alzheimer
1 star[1 star] Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica
1 star[1 star] Fotosensibilidad
1 star[1 star] Glaucoma
1 star[1 star] Jaquecas
1 star[1 star] Osteoporosis
1 star[1 star] Preeclampsia
1 star[1 star] Síndrome de Fatiga Crónica
  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.
  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.

Cómo usarlo

  • En la mayoría de los estudios con aceite de pescado se administró a personas con diferentes estados de salud al menos 3 gramos de la mezcla de EPA más DHA; para lograr esta cantidad, se pueden necesitar hasta 10 gramos de aceite de pescado, ya que generalmente sólo contiene 18% de EPA y 12% de DHA. No se ha determinado una cantidad ideal más baja para las personas sanas.

  • Los beneficios para la salud observados en pacientes con enfermedad de Crohn se obtuvieron con una preparación especial con recubrimiento entérico de EPA y DHA purificados de aceite de pescado. Se ha descrito que la preparación de ácidos grasos purificados con recubrimiento entérico no produce los síntomas gastrointestinales que suelen producirse cuando se toman los suplementos de aceite de pescado normal, lo que sugiere un beneficio único.

  • En un estudio, la cantidad máxima de aceite de pescado tolerada por las personas con pérdida de peso relacionada con el cáncer fue de aproximadamente 21 gramos al día. Sin embargo, en las personas que no padecen cáncer, la cantidad máxima tolerada puede ser distinta.

Donde encontrarlo

El EPA y el DHA se encuentran en la macarela, el salmón, el arenque, las sardinas, el pez sable, las anchoas y el atún blanco y la carne de caza. El aceite de hígado de bacalao contiene grandes cantidades de EPA y DHA. Los suplementos de aceite de pescado contienen normalmente 18% de EPA y 12% de DHA, aunque es posible encontrar suplementos más purificados (es decir, con un mayor contenido de EPA y DHA). Además, el DHA está disponible en un suplemento que no contiene cantidades importantes de EPA.

Cuál es la mejor forma

  • El aceite de pescado natural (es decir, con un máximo de 38–40% de ácidos grasos omega-3) es preferible al aceite de pescado modificado químicamente para aumentar el contenido de EPA. Este proceso puede reducir la estabilidad y la pureza del producto.

  • El aceite de hígado de bacalao también contiene cantidades importantes de EPA y DHA, aunque un poco menos que otros suplementos de aceite de pescado. Debido a que el aceite de hígado de bacalao también contiene vitaminas A y D, que pueden ser tóxicas en grandes cantidades, el consumo de más de una cucharada al día de aceite de hígado de bacalao (o menos, en el caso de los niños) sólo debe hacerse bajo la supervisión de un profesional de la salud.

Efectos secundarios

  • Algunas personas pueden presentar aumentos de los niveles de azúcar y colesterol en sangre con el consumo de aceite de pescado. El aumento de los niveles de azúcar en sangre parece estar relacionado, en parte, con la frescura y la cantidad de aceite de pescado usado. En algunos estudios, el uso de suplementos de aceite de pescado aumentó los niveles de colesterol LDL (“malo”) en algunos estudios. Aunque las personas con enfermedad cardiaca y diabetes suelen obtener beneficios con el aceite de pescado, ambos grupos deben consultar a su médico antes de tomar más de 3 ó 4 gramos de aceite de pescado al día durante varios meses.

  • El EPA y el DHA reducen la coagulación de la sangre; por lo tanto, a las personas que los toman a veces les sangra la nariz. En algunas poblaciones, el consumo de grandes cantidades de ácidos grasos omega-3 se ha asociado con un mayor riesgo de un tipo de apoplejía.

  • Como el aceite de hígado de bacalao contiene grandes cantidades de vitamina A y vitamina D, las mujeres que están embarazadas o desean embarazarse deben consultar a un médico antes de tomarlo. Otros adultos también deben consultar a un médico antes de tomar aceite de hígado de bacalao (u otros suplementos) que contengan un total de más de 25,000 UI (7,500 µg) de vitamina A al día (15,000 UI al día en el caso de las personas mayores de 65 años) u 800 UI de vitamina D al día.

  • El oxígeno estropea fácilmente el aceite de pescado; por este motivo, se deben incluir algunos miligramos o UI de vitamina E en todos los suplementos de aceite de pescado. Además, las personas que toman aceite de pescado deben tomar también suplementos adicionales de vitamina E (varios cientos de UI) para proteger al EPA y al DHA de los daños por la oxidación en el organismo.

  • Algunas personas que toman varios gramos de aceite de pescado pueden experimentar perturbaciones gastrointestinales y repetir con un olor a “pescado”. Estos pueden ser efectos secundarios de la oxidación (enranciamiento) del aceite de pescado. El uso de aceite fresco estabilizado con vitamina E adicional puede reducir estos efectos secundarios.

  • Muchos aceites de pescado contienen cantidades inaceptables de contaminantes medioambientales (como restos de pesticidas, metales pesados, etc.). A algunos aceites de pescado disponibles se les han quitado estos compuestos potencialmente tóxicos.

  • Se ha descrito una disminución de los niveles de colesterol LDL en las personas que toman aceite de pescado con EPA y DHA, y además 15 gramos de pectina al día. Esto sugiere que la pectina podría contrarrestar el problema ocasional de aumento del colesterol LDL con los suplementos de aceite de pescado. El aumento del colesterol LDL producido por el EPA y el DHA también se puede evitar con éxito tomando suplementos de ajo (o, probablemente también, añadiendo ajo a la dieta) junto con el EPA y el DHA.

Copyright © 2021 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

Aprenda más acerca de TraceGains, la compañía.

Aprenda más acerca de los autores de los productos de TraceGains.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de Diciembre del 2021.

Copyright © 2021 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal, o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de Diciembre del 2021.