In English
Enciclopedia de Salud

Apoplejía

También indexado como: Accidente Vascular Cerebral o Ictus (ACV), Apoplejías, Episodios Isquémicos Transitorios
Apoplejía: Main Image

Informacíon sobre esta condición

La apoplejía es una enfermedad causada por la falta de irrigación de sangre al cerebro o por una hemorragia (sangrado) en el cerebro.

Suplementos útiles

  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.
2 stars[2 stars] Potasio
1 star[1 star] Ácido Fólico (Niveles Elevados de Homocisteína)
1 star[1 star] Magnesio
1 star[1 star] Tocotrienoles
1 star[1 star] Vitamina B12 (Niveles Elevados de Homocisteína)
1 star[1 star] Vitamina B6 (Niveles Elevados de Homocisteína)
1 star[1 star] Vitamina E
  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.

Síntomas

Los síntomas de apoplejía incluyen debilidad, adormecimiento o incapacidad para mover un brazo o una pierna, dolor de cabeza intenso o repentino, mareo intenso o pérdida de la coordinación y el equilibrio, dificultad para hablar y comprender y visión borrosa o disminuida en uno o ambos ojos. Las personas con apoplejía también pueden presentar convulsiones, vómito, escurrimiento de saliva y dificultad para tragar. Algunas personas experimentan episodios pasajeros de síntomas neurológicos de advertencia, llamados ataques de isquemia transitoria (AIT), antes de sufrir una apoplejía declarada. La persona que experimenta síntomas similares o que haya padecido una apoplejía o un ataque de isquemia transitoria necesita atención médica inmediata (en sala de urgencias).

Otras terapias

La aspirin (Bayer Low Adult Strength®, Ecotrin Adult Low Strength®) puede ayudar a prevenir futuros ataques de apoplejía en los hombres.

Los anticoagulantes que requieren receta médica, como warfarin (Coumadin®), se dan rutinariamente a personas que han padecido de apoplejía.

A las personas que han tenido una apoplejía causada por un bloqueo de los vasos sanguíneos (apoplejía isquémica) se les recetan medicamentos para disolver los coágulos (trombolíticos), como recombinant tissue plasminogen activator (Alteplase®) y heparin. Los pacientes con apoplejía causada por hemorragia cerebral (apoplejía hemorrágica) por lo general reciben tratamiento quirúrgico para detener el sangrado y reparar los vasos sanguíneos. Después del tratamiento en la fase aguda de una apoplejía, los médicos por lo general recomiendan rehabilitación, incluyendo terapia física, del lenguaje y ocupacional.

Sugerencias para una vida saludable

  • Tabaquismo: Fumar se asocia con un incremento importante en el riesgo de padecer apoplejías. Incluso el humo de otros fumadores incrementa el riesgo para los no fumadores.

  • Ejercicio: El ejercicio reduce el riesgo de sufrir de apoplejía, según la mayoría de los estudios, aunque no todos. Los beneficios del ejercicio probablemente se deban a sus efectos sobre el peso corporal, la presión sanguínea y la tolerancia a la glucosa.

  • Peso: En la mayoría de los estudios, la obesidad se relacionó con un incremento en el riesgo de padecer apoplejía. La grasa abdominal excesiva parece estar más directamente relacionada al incremento en el riesgo de sufrir de apoplejía, en comparación con la acumulación de grasa en los muslos y glúteos.

  • Alcohol: La relación entre un consumo moderado de bebidas alcohólicas y la apoplejía no está clara. Tomar una o dos copas al día ha reducido el riesgo de sufrir de apoplejía en la mayoría de los estudios, aunque algunos investigadores no encontraron efecto protector alguno y otros más observaron que incluso un consumo bajo de alcohol incrementa el riesgo. En cambio, beber en abundancia y con frecuencia ha aumentado consistentemente el riesgo de sufrir de apoplejía, dado que incrementa la presión sanguínea y causa disfunción del músculo cardiaco, además de otros efectos adversos.

Suplementos útiles

  • Potasio: Los investigadores han encontrado una relación entre las dietas bajas en potasio y un incremento en el riesgo de apoplejía. Las personas que toman suplementos de potasio parecen estar en menor riesgo de sufrir una apoplejía que quienes no los toman. Mantener un consumo elevado de potasio se logra consumiendo frutas y verduras.

Una dieta más sana puede manejar mejor los síntomas de muchas enfermedades y encima aumentar la calidad de la vida en general. Con respecto a esta condición, los científicos han comprobado que comer más sano puede aliviar sus síntomas.

  • Frutas y verduras: Las dietas altas en frutas y verduras se asocian con una reducción en el riesgo de sufrir una apoplejía, según han encontrado la mayoría de los estudios. En una prueba preliminar amplia, los vegetales de hoja verde y las crucíferas, además de las frutas y jugos cítricos, ofrecieron la mayor protección. Como no se sabe con certeza qué componentes de las frutas y las verduras son responsables de los efectos protectores contra la apoplejía, las personas que deseen reducir su riesgo de padecer este problema deben consumir más frutas y verduras, en lugar de tomar suplementos.

  • Grasas saturadas: Algunos informes recientes sugieren una relación entre el consumo de grasa, incluyendo la grasa saturada (sobre todo de la carne y la leche), y una disminución en el riesgo de apoplejía. Estos hallazgos inesperados pueden deberse a las condiciones peculiares de la dieta en el país donde se realizó el estudio (Japón) o a fallas en el diseño del mismo. Otras pruebas sugieren una relación contraria: La gente que consume más grasas saturadas está en mayor riesgo de padecer apoplejía.

  • Grasas insaturadas: Las pruebas relacionadas con el papel de las grasas no saturadas (sobre todo las de los aceites vegetales, los alimentos cocinados y procesados con aceites vegetales, las nueces y las semillas) tampoco han arrojado resultados concluyentes. Es posible que las grasas no saturadas tengan diversos efectos en diferentes tipos de apoplejía, o que algunas de las grasas no saturadas difieran de otras en su influencia en el riesgo de sufrir de apoplejía. Además, el posible beneficio de consumir pescado, rico en ácidos grasos omega-3 sigue sin comprobarse. En algunos, aunque no en todos los estudios, el consumo de pescado se ha relacionado con un menor riesgo de sufrir apoplejía.

  • Consumo de sal: Entre personas con sobrepeso, un incremento en el consumo de sal de 2.3 gramos (1/2 cdita. aprox.) al día se asoció con un incremento del 32% en la incidencia de apoplejía y del 89% en la mortalidad. Reducir el consumo de sal es una manera de reducir el riesgo de sufrir de apoplejía.

  • Potasio: Los investigadores han encontrado una relación entre las dietas bajas en potasio y un incremento en el riesgo de apoplejía. Las personas que toman suplementos de potasio parecen estar en menor riesgo de sufrir una apoplejía que quienes no los toman. Mantener un consumo elevado de potasio se logra consumiendo frutas y verduras.

Copyright © 2021 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

Aprenda más acerca de TraceGains, la compañía.

Aprenda más acerca de los autores de los productos de TraceGains.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de  Diciembre del 2021.

Copyright © 2021 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal, o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de Diciembre del 2021.