In English
Enciclopedia de Salud

Síndrome del Intestino Irritable

También indexado como: Colitis (Colon Irritable), Colitis Mucosa, Colon Espástico, Colon Irritable (SII), SII
Síndrome del Intestino Irritable: Main Image

Informacíon sobre esta condición

El síndrome del intestino irritable (SII), como se le conoce también, es un trastorno gastrointestinal común que a veces provoca muchas molestias, aunque no es una enfermedad grave. 

Suplementos útiles

  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.
3 stars[3 stars] Ispágula
3 stars[3 stars] Lactasa (Intolerancia a la Lactosa)
3 stars[3 stars] Probióticos
2 stars[2 stars] Cúrcuma
2 stars[2 stars] Hinojo
2 stars[2 stars] Melatonina
2 stars[2 stars] Yerbabuena
1 star[1 star] Aceite de Onagra (Síndrome Premenstrual)
1 star[1 star] Alcachofa
1 star[1 star] Extracto de Semillas de Toronja
1 star[1 star] Fibra
1 star[1 star] Manzanilla
  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen distensión abdominal y dolor, gases y episodios alternos de diarrea y estreñimiento. Las personas con este padecimiento tienen más riesgo de sufrir dolores de espalda, fatiga y varios otros problemas que no parecen relacionados con el padecimiento central.

Otras terapias

Pueden adquirirse sin receta suplementos de fibra o laxantes que resultan útiles para tratar el estreñimiento. Estos productos se dividen en agentes de acción rápida y de acción lenta. El alivio rápido al estreñimiento se logra con supositorios de glycerin o bisacodyl (Dulcolax®), enemas Fleet® y productos que contengan magnesium (Phillips’ Milk of Magnesia®, Magnesium Citrate Solution®). El alivio de un día para otro se logra con senna (Senokot®, Fletcher’s Castoria®) y comprimidos de bisacodyl (Dulcolax®). Los laxantes que dan volumen a las deposiciones y que contienen psyllium (Metamucil®, Konsyl-D®), polycarbophil (Fibercon®) y methylcellulose (Citrucel®), así como el docusate (Colace®, Surfak®), que ablanda las deposiciones, pueden tardar hasta 72 horas para hacer efecto. Se emplea loperamide (Imodium A-D®) para tratar los episodios de diarrea.

Aunque no existen medicamentos de venta con receta específicos para tratar el síndrome de intestino irritable, en ocasiones se emplean antidepresivos y medicamentos para combatir la ansiedad cuando los pacientes sufren también de depresión mental o dolor crónico, o en personas en quienes los síntomas empeoran en situaciones de estrés. También se emplean anticolinérgicos como L-hyoscyamine (Levsin®, Levbid®) para tratar los espasmos de los músculos del colon y el dolor abdominal.

Un tratamiento común incluye limitar el consumo de productos lácteos y frijoles, además de los alimentos con cafeína, fructosa o sorbitol. En los jugos de fruta y en la fruta seca existen cantidades concentradas de fructosa. El sorbitol se encuentra sobre todo en alimentos dietéticos, que lo utilizan en lugar de azúcar (sucrosa). Los tratamientos no convencionales del intestino irritable han resultado efectivos en pruebas controladas.

Opciones holísticas

  • Reducir el estrés: Se ha informado que es útil practicar alguna forma de manejo del estrés. En un estudio, la psicoterapia y la relajación, combinadas con un tratamiento convencional, resultaron más efectivas que el tratamiento por sí solo en dos tercios de las personas con intestino irritable.

  • Hipnosis: La hipnosis como método de relajación ha logrado aliviar dramáticamente los síntomas del intestino irritable en algunos pacientes.

Suplementos útiles

  • Lactase (Para personas con intolerancia a la lactosa): En estudios doble ciego se ha encontrado que evitar la lactosa alivia los síntomas de este padecimiento, si el paciente también sufre de intolerancia a la lactosa. También puede tomarse la enzima lactase antes de consumir leche. Existen en el mercado varios productos con lactase, y la dosis recomendada depende de la preparación específica que vaya a utilizarse.

  • Aceite de alcaravea (Carum carvi): La combinación de 50 mg de aceite de alcaravea más 90 mg de aceite de menta en cápsulas con capa entérica tres veces al día produjo una reducción significativa de los síntomas en una prueba doble ciego.

  • Psyllium (Plantago ovata) (semillas) (3.25 gramos tres veces al día): Algunas personas con intestino irritable pueden beneficiarse con laxantes que dan volumen a las deposiciones. En pruebas doble ciego, el psyllium ha mejorado algunos síntomas del intestino irritable.

  • Menta (Mentha piperita) (De 3 a 6 cápsulas con capa entérica de aceite de menta [con 0.2 ml de aceite de menta por cápsula] al día): En estudios doble ciego, el aceite de menta con capa entérica ha logrado aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable. La capa entérica permite que el aceite de menta pase por el estómago y llegue directo al intestino. Este proceso reduce también el riesgo de reflujo y la acidez resultante que se ha asociado con el aceite de menta en personas con reflujo gastroesofágico. En el tracto intestinal, el aceite de menta reduce la producción de gases, alivia los cólicos y calma la irritación. El aceite esencial de menta puro para alimentos es muy fuerte y nunca deben tomarse más de una o dos gotas a la vez.

Una dieta más sana puede manejar mejor los síntomas de muchas enfermedades y encima aumentar la calidad de la vida en general. Con respecto a esta condición, los científicos han comprobado que comer más sano puede aliviar sus síntomas.

  • Evitar alimentos que causen problemas: Algunos estudios han encontrado que la mayoría de los pacientes con intestino irritable sufren también de sensibilidades alimentarias, y que la producción de gas y otros síntomas disminuyen cuando estos alimentos se identifican y se evitan. La manera más confiable para determinar la sensibilidad alimentaria es hacer que el paciente elimine de su dieta el alimento sospechoso durante un tiempo y lo reintroduzca más adelante. Una vez eliminado el alimento, los síntomas tendrían que ceder. Entonces el cuerpo se vuelve todavía más sensible al alimento en cuestión y cuando éste vuelve a consumirse, los síntomas reaparecen. Esto le permite al paciente saber con bastante certeza cuáles son los alimentos que le causan problemas. Un programa de eliminación y reintroducción requiere de la guía de un profesional de la salud; los intentos por eliminar los alimentos problema sin ayuda médica pueden no ser efectivos y hasta podrían aumentar los síntomas.

  • Restringir el consumo de azúcar: En pruebas preliminares se ha visto que algunos pacientes con intestino irritable no pueden absorber correctamente los azúcares como la lactosa (de la leche), la fructosa (en concentraciones elevadas en el jugo de fruta y la fruta seca) y el sorbitol (de algunos dulces dietéticos).

  • Fibra (Véase suplementos nutricionales clave arriba):

Copyright © 2022 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

Aprenda más acerca de TraceGains, la compañía.

Aprenda más acerca de los autores de los productos de TraceGains.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de  Diciembre del 2022.

Copyright © 2022 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal, o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de Diciembre del 2022.