In English
Enciclopedia de Salud

Cáncer Mamario

También indexado como: Cáncer (Seno), Cánceres de Seno, Seno
Cáncer Mamario: Main Image

Informacíon sobre esta condición

El cáncer mamario es un tumor maligno en el pecho, común en las mujeres y raro en los hombres. Se caracteriza por la reproducción descontrolada de células que dan origen a tumores, con la posibilidad de que algunas de ellas se diseminen a otros sitios (metástasis).

Suplementos útiles

  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.
2 stars[2 stars] Ácido Fólico
1 star[1 star] Ácido Linoleico Conjugado
1 star[1 star] Vitamina D
  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.

Síntomas

El diagnóstico del cáncer mamario se efectúa generalmente cuando la mujer o su médico descubren una masa que no duele en uno de los pechos. En los últimos años, el diagnóstico del cáncer mamario comienza a menudo con resultados sospechosos de exámenes o mamografías de rutina, sin que se presente ningún síntoma. En casos más avanzados, pueden presentarse cambios en el contorno del pecho afectado y, con el tiempo, el tumor se vuelve fijo.

Si el cáncer mamario se extiende a partes distantes del cuerpo (metástasis a distancia), los síntomas dependen del sitio al que el cáncer se haya extendido. Por ejemplo, si el cáncer se extiende a los huesos, con frecuencia causa dolor en ellos; si se extiende al cerebro, por lo general provoca síntomas neurológicos, como dolores de cabeza que no responden a la aspirin. Cuando se extiende a una parte distante del cuerpo, el cáncer mamario provoca pérdida intensa de peso, una anemia intratable que produce fatiga y finalmente la muerte.

Otras terapias

El tratamiento médico conocido como quimioterapia se aplica generalmente a la mayoría de las pacientes con cáncer mamario e incluso a muchas mujeres con la enfermedad en las primeras etapas (de ganglios negativos). En general la quimioterapia se administra después de la cirugía, aunque a las mujeres con tumores grandes a menudo se les trata antes de la cirugía. Los fármacos más usados en la quimioterapia para tratar a mujeres con cáncer mamario incluyen una combinación de lo siguiente: cyclophosphamide (Cytoxan®, Neosar®), methotrexate (Folex®, Rheumatrex®), fluorouracil (5-FU, Adrucil®, Efudex®, Fluoroplex®) y doxorubicin (Adriamycin®, Rubex®, Doxil®). El tamoxifen, un anti-estrógeno (Nolvadex®), se da a pacientes con cáncer mamario cuya enfermedad se ha clasificado como positiva para receptores de estrógenos; las demás pacientes con cáncer mamario generalmente no reciben tamoxifen. Algunas pacientes con cáncer mamario avanzado positivo a receptores de estrógenos también reciben medicamentos inhibidores de la aromatasa, que interfieren con la capacidad del cuerpo para producir estrógenos. Entre estos medicamentos están el letrozole (Femara®), anastrozole (Arimidex®), formestane(Lentaron®), vorazole (Rizivor®) y exemestane (Aromasin®).

Cada vez más, las mujeres con cáncer mamario noinvasivo (carcinoma canalicular in situ) se tratan con una variedad de opciones quirúrgicas y radiación, dependiendo de varios factores (llamados criterios de Van Nuys) que determinan el riesgo de que se convierta en un cáncer mamario invasivo (potencialmente mortal). El carcinoma lobulillar in situ por lo general no se considera como cáncer mamario, sino sólo como un factor de riesgo para desarrollarlo. A la mayor parte de las mujeres con cáncer mamario invasivo se les ofrece inicialmente una de dos opciones: ya sea la extirpación del tumor (mastectomía parcial) combinada con extirpación de los ganglios linfáticos axilares, seguida por radiación, o la extirpación del seno (mastectomía) combinada con la extirpación de los ganglios linfáticos axilares. En muy pocos casos, a las pacientes que se someten a mastectomía se les recomienda un tratamiento con radiación después de la cirugía.

Sugerencias para una vida saludable

  • Ejercicio: La mayoría de los estudios, aunque no todos, han demostrado que las mujeres que se ejercitan tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer mamario. Además, se dice que el ejercicio aeróbico reduce la depresión y ansiedad en mujeres a quienes ya se les diagnosticó cáncer mamario.

  • La conexión del cuerpo y la mente: Se ha encontrado que la exposición al estrés psicológico debilita la respuesta del sistema inmunológico de las pacientes con cáncer mamario. Se ha informado que un fuerte apoyo social mejora la respuesta del sistema inmunológico de las pacientes. Sin embargo, la investigación de la relación entre los factores psicológicos y el riesgo de desarrollar o morir de cáncer mamario no es concluyente.

  • Sobrepeso: El exceso de peso aumenta el riesgo de cáncer mamario posmenopáusico. Sin embargo, antes de la menopausia, el exceso de peso no sólo no aumenta el riesgo de padecer cáncer mamario, sino que parece asociarse con un riesgo ligeramente menor en mujeres jóvenes.

Suplementos útiles

  • Ácido fólico: Un suplemento de ácido fólico para lograr un consumo total diario (entre la comida y los suplementos) de 600 µg o más, podría ayudar a prevenir el cáncer mamario entre las mujeres que toman alcohol.

  • Hongo nube (Coriolus versicolor): El Coriolus es un hongo chino del cual se dice que mejora la función inmunológica. Se han realizado varios estudios de un extracto japonés de este hongo, llamado krestín polisacárido (PSK) y sus efectos en mujeres con cáncer mamario, pero los resultados han sido variables. Aunque los productos extraídos con agua caliente a partir del hongo nube están disponibles en Estados Unidos y pueden adquirirse sin receta médica, el grado en que estos productos herbales logran los efectos del PSK japonés todavía se desconoce.

  • Eleutero (Eleutherococcus senticosus, Acanthopanax s.): El eleutero, también conocido como ginseng siberiano, ha demostrado incrementar la función inmunológica en estudios preliminares en pacientes con cáncer mamario. Estos estudios por lo general emplearon dosis de 1 a 2 ml de extracto líquido tomados tres veces al día durante por lo menos un mes. Varios estudios encontraron que hubo menos efectos secundarios de las terapias convencionales entre quienes tomaron extractos de eleutero.

  • Visco (Viscum album): Un estudio doble ciego en mujeres con cáncer mamario (todas tratadas con quimioterapia) descubrió que aquellas que recibieron inyecciones de visco mejoraron su respuesta inmunológica y su calidad de vida, en comparación con aquellas a quienes se aplicó un placebo. El uso de preparados de visco orales no se ha estudiado aún en pacientes con cáncer mamario. Las inyecciones de visco (por lo general un producto llamado Iscador®) sólo pueden recetarlas los médicos y no pueden conseguirse fácilmente en Estados Unidos.

  • Té verde: En un estudio japonés, el consumo del té verde se asoció con un aumento en el lapso de supervivencia y una disminución de la diseminación del cáncer a los ganglios linfáticos en las mujeres en las primeras etapas del cáncer mamario, pero no en pacientes en etapas más avanzadas. Se descubrió que las tasas de recurrencia fueron las más bajas entre quienes tomaban al menos cinco tazas al día.

Una dieta más sana puede manejar mejor los síntomas de muchas enfermedades y encima aumentar la calidad de la vida en general. Con respecto a esta condición, los científicos han comprobado que comer más sano puede aliviar sus síntomas.

  • Alcohol: El consumo de alcohol se asocia con un mayor riesgo de desarrollar cáncer mamario, en especial entre mujeres con una ingesta baja de ácido fólico.

  • Fibra: El consumo de cantidades relativamente abundantes de granos enteros (con un alto contenido de fibra) se asocia con un riesgo menor de desarrollar cáncer mamario. Puede lograrse un mayor consumo de fibra si se cambia el consumo de arroz y harinas blancas por sus contrapartes integrales, o el de productos de harina blanca o harinas mixtas por productos 100% de trigo entero, galletas de centeno entero y mezclas para hot cakes con cascarilla.

  • Vegetarianismo: Las mujeres vegetarianas tienen menores niveles de estrógeno que las que consumen carne, lo que posiblemente explique la menor incidencia de cáncer mamario que se ha reportado entre las mujeres vegetarianas.

  • Frutas y verduras: Algunos estudios sugieren que el consumo de cantidades relativamente grandes de frutas y verduras se asocia con un menor riesgo de desarrollar cáncer mamario; sin embargo, estas asociaciones no se han comprobado.

  • Tomates: Los tomates contienen licopeno, un antioxidante con una estructura similar al beta caroteno. Estudios preliminares han demostrado que consumir más tomates o tener niveles más elevados de licopeno en sangre se asocia con un menor riesgo de contraer cáncer mamario.

  • La carne y cómo se cocina: La mayor parte de los estudios, aunque no todos, encontraron que el consumo de carne se asocia con un mayor riesgo de contraer cáncer mamario. Este efecto adverso de la carne parece más pronunciado cuando se consume bien cocida que cuando se cocina ligeramente.

  • Pescado: Se ha informado que quienes consumen pescado tienen un riesgo menor de contraer cáncer mamario.

  • Café: La mayoría de los estudios han mostrado que las mujeres que consumen café no corren un mayor riesgo de cáncer mamario que las que no lo toman.

  • Aceite de oliva: El consumo del aceite de oliva se asoció con un riesgo menor de cáncer mamario en varios estudios preliminares.

  • Grasas en la dieta: Hay algunas pruebas de que consumir grandes cantidades de grasas saturadas, derivadas de alimentos como carne y productos lácteos, aumenta el riesgo de padecer cáncer mamario. Sin embargo, las investigaciones son contradictorias.

  • Soya: Las mujeres en los países asiáticos donde el consumo de soya es alto por lo general tienen una menor incidencia de cáncer mamario. Sin embargo, los hábitos alimentarios en estos países son tan diferentes de las dietas de los países con alto riesgo que atribuir la protección contra el cáncer mamario específicamente al consumo de soya es prematuro. Aunque hay evidencias que demuestran que el consumo de soya reduce el riesgo de cáncer mamario, las investigaciones en esa área son contradictorias. De hecho, algunos estudios en animales y ciertas pruebas circunstanciales en humanos sugieren que el consumo de soya podría en realidad incrementar el riesgo de cáncer mamario.

  • Azúcar: Estudios preliminares han informado sobre la asociación entre un alto consumo de azúcar o de alimentos que la contienen y un mayor riesgo de cáncer mamario, aunque estos resultados no aparecen de modo uniforme en las investigaciones publicadas.

Copyright © 2021 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

Aprenda más acerca de TraceGains, la compañía.

Aprenda más acerca de los autores de los productos de TraceGains.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de  Diciembre del 2021.

Copyright © 2021 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal, o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de Diciembre del 2021.